Las precampañas siembran dudas

Columna

Por: Mariano Espinosa Rafful

18 de Diciembre de 2017 a las 00:00

las-precampanas-siembran-dudas

Mariano ESPINOSA RAFFUL

Siempre hay otros


No podemos pre-juzgar lo que pueda sucederse en las próximas semanas, después de que estos días hemos sido literalmente bombardeados con todo tipo de publicidad electoral y en todos los medios al alcance de los operadores de los precandidatos.

De no creerse hasta la rola que interpretan el panista Anaya y el perredista Zepeda, ex candidato a la gubernatura del Estado de México, bien realizado por cierto.

José Antonio Meade estrenándose en las lides del discurso político con públicos mayoritariamente priistas, que escuchan con atención, y donde también su esposa juega un papel muy importante.

La retórica de López Obrador puede no gustar, porque sigue en las mismas de acusar a una mafia del poder oculta, que quizá no exista, pero que según él mueve más que hilos de los tricolores en el poder, y antes de los panistas.

Estamos ante escenarios que ya nos imaginábamos, porque siempre puede más la acusación pueril, el insulto fácil, la duda de las afirmaciones y las negaciones de la maldad.

Uno de tres por ahora antes de la aparición formal de los independientes, que también son acusados por el tabasqueño de restarle votos, total a alguien hay que echarle las culpas de una derrota.

Propuestas ciertas y con certidumbre política y económica no hemos escuchado, de la gasolina y sus alzas nada, de los posibles más impuestos menos, eso vendrá después, gane quien gane.

Pueblo y gobierno nunca van a estar de acuerdo, y vaya que tenemos muy claro el voto en los tres niveles, alcaldías, diputaciones federales y locales, así como Senadurías y la presidencia de la República, los indecisos no votan, se quedan tal cual se definen en las encuestas y son demasiados.

El abstencionismo es un mal endémico del neoliberalismo, no alientan el voto, es más. Me atrevo a afirmar que pocos convocarán a votar, piden a gritos defender el voto, el escaso voto que llega a las urnas de una oposición de ocurrencias.

Los comerciales pueden vender bien o mal, retratan bien, pero no es el México de carne y hueso, es parte de un mal show de madrugada y con frío que cala la piel y el alma al mismo tiempo.

Y es que la política se mete en la medula espinal, mensajes de texto que dejan pensativo a los que conocemos que ello está muy lejos de ser verdad.

Pueden resultar innecesarios los gastos que se realizan en las precampañas, porque no conducen a decidir por un precandidato, los tres punteros están más que puestos en sus respectivas alianzas, nadie bajará a López Obrador en su tercer incursión presidencial, menos a Ricardo Anaya que junto con el PRD tratarán de ganarse la confianza de un electorado amarillo no convencido de que su voto sea útil.

Y los priistas que han juntado su capital político de nueva cuenta con el Verde Ecologista y un Nueva Alianza del cual tengo mis dudas que tantos beneficios podrían allegarle a los tricolores.

No debemos ser sólo espectadores de una función que nos cuesta demasiado, millones y millones se van en el caño de la publicidad electoral, y nos deja sembradas dudas, ninguna certeza de lo que ahí se afirme por estos tres actores nos llegue a servir para la vida rutinaria y sus avatares de pesos y contrapesos a la hora de la toma final de decisiones.

Cada vez se verá menos la figura presidencial, los secretarios y secretarias de estado entrarán en una veda electoral también insuficiente, hay malas prácticas que deberán tener castigos ejemplares.

Doce estados gobierna el panismo, ha ido ganándole espacios al priismo de Enrique Ochoa Reza, las candidaturas a las nueve gubernaturas y al Congreso de la Unión envían otro tipo de señales, no esperamos de esas siembras buenas cosechas tampoco.

EN PRIMERA LÍNEA

Así como están en el bosquejo hoy de lo que será la elección de la presidencia municipal de Carmen, habrá más independientes que para la presidencia de la República.

Ocurrentes quienes se inscriben solo para hacer pequeños ruidos, cual bando de carnaval pareciera que ya los estamos viendo. Fatalidades en mi pueblo adorado tristemente.

Publicidad