AMLO ADMITE AUMENTO DE ‘HUACHIGAS’ EN PUEBLA; EL NUEVO NEGOCIO DE LOS CÁRTELES EN EL PAÍS

Nacional

Por: Redacción

10 de Octubre de 2019 a las 10:50

amlo-admite-aumento-de-huachigas-en-puebla-el-nuevo-negocio-de-los-carteles-en-el-pais

Le dicen "huachigas" o "gaschicol". Es la forma como se conoce al robo de gas a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Se trata de uno de los negocios recientes de las bandas de delincuencia organizada y carteles de narcotráfico.

Hasta ahora, según datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado (Amexgas), el robo de este combustible suma 13.000 millones de pesos, unos US$670 millones.

Según datos de consultoras como Etellekt en lo que va de este año se han detectado 516 tomas clandestinas para extraer gas licuado de petróleo (LP). El año pasado el número de sitios de extracción irregular fue de 215 en todo el país.

El delito afecta a instalaciones de Pemex pero también a los empresarios que distribuyen el hidrocarburo, insiste Amexgas.

Es un problema en aumento reconocen las autoridades. "Últimamente se nos está presentando lo del robo en gas, que es muy riesgoso ", dice el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

"Todo lo que es robo de combustible es delito grave, no se alcanza fianza. ¿Por qué digo esto? Porque se sigue deteniendo a personas", señala.

Se ha solicitado a Pemex información oficial sobre la cantidad de tomas clandestinas de gas, así como las pérdidas por el delito en este año. No hay respuesta.

Según especialistas, detrás del aumento del "huachigas" existen algunos carteles de narcotráfico, así como bandas dedicadas al robo de gasolina, conocido como "huachicoleo.

Se trata de organizaciones como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) o el Cartel del Noreste que opera en Tamaulipas.

Desde el año pasado participa también el Cartel de Santa Rosa de Lima, ubicado en Guanajuato y Michoacán. Es un grupo especializado en el robo de gasolina y diésel que, como otros, cambiaron su actividad en los últimos meses debido a la estrategia que desde enero pasado aplica el gobierno para combatir el delito.

En las operaciones participan más de 4.000 soldados, marinos y policías federales.

Así, las bandas pasaron del "huachicol" al "gaschicol", como señalaron algunos medios locales recientemente.

No es un asunto menor, advierte Rubén Salazar, director de la consultora Etellekt.

"Es un problema muy serio porque se trata de un combustible que implica mayor riesgo su extracción ilegal, a diferencia de la gasolina o diésel".

"Es un combustible mucho más volátil por las técnicas que emplean y que son cada vez más rudimentarias".

Las autoridades han detectado que las bandas suelen robar "infinidad de pipas de agua", dice el especialista, para usarlas en el transporte de gas.

Una práctica arriesgada porque esos vehículos no están diseñados para llevar ese combustible.

Otro problema es que los grupos suelen almacenar el gas en lugares cercanos a zonas densamente pobladas, en ocasiones con escasas medidas de protección.

De allí distribuyen la mercancía en cilindros para vender casa por casa, o para vehículos y autobuses que usan ese combustible.

El robo de este combustible creó un mercado negro, según denuncian organizaciones como Conciencia Ciudadana y la Asociación de Distribuidores de Gas LP (Adigas).

A diferencia de la gasolina o diésel, que se pueden tomar con los ductos en funcionamiento, para sacar el gas es necesario detener la operación del tubo.

De acuerdo con especialistas, generalmente se consigue de dos formas: las bandas reciben información del momento en que los ductos están vacíos y los perforan.

O provocan accidentes para obligar a suspender el envío de combustible e instalar válvulas para extraer el gas cuando el ducto vuelve a funcionar.

La estrategia del "gaschicol" ya deja consecuencias. En los últimos meses se han registrado explosiones y fugas en poblaciones de Puebla, Hidalgo o el estado de México.

En el estado de México, según datos de Pemex, desde enero han ocurrido más de 100 incidentes vinculados al robo de gas LP.

El coordinador nacional de Protección Civil, David León Romero, insiste en el alto riesgo de extraer clandestinamente este combustible.

"El gas LP tiene un manejo muy complejo, dentro del ducto corre a alta presión y es líquido", explica.

"Pero en el momento que sale del ducto se convierte en gas y multiplica su volumen más de 200 veces . Eso genera por supuesto que su manejo sea muy complejo".

De ahí las explosiones y fugas provocadas por un mal manejo en el robo del combustible.

Imagenes

Comentarios

Publicidad