Desafíos, no perdamos el tiempo

La Opinión De

Por: Mariano Espinosa Rafful

4 de Julio de 2019 a las 00:00

desafios-no-perdamos-el-tiempo

Mariano ESPINOSA RAFFUL

Siempre hay otros

Hay gente que te inspira y gente que te agota.

Anónimo

Ayer miércoles se cayeron literalmente hablando las redes sociales varias horas, y gran parte del mundo imbuido en ellas, daba un grito a todo pulmón, no era posible que las tecnologías de la información fallaran, y no pudiéramos compartir desde noticias hasta ociosidades, pasando por los inevitables memes y las innecesarias referencias a lo que no nos consta, pero afirmamos como verdad con una ligereza bárbara.

Bien dicen los que han vivido más años que nosotros, y nos comparten sus experiencias, que nada hay más valioso en la vida aciaga y rutinaria es el bendito o maldito tiempo, ese que transcurre de manera aleatoria con nuestro despertar, pero también con las mejores ideas y los peores momentos.

Y es que matar el tiempo es una expresión desafortunada, agotar la paciencia con la espera interminable de alguien que no llegará es perder el tiempo, alucinamos inquietudes naturales, pero además reditamos lo pasado, como si espantáramos al difunto, ese que se fue sin perder más tiempo.

Le sucede al ayuntamiento de Carmen, en el estado de Campeche; han desperdiciado valioso tiempo en referencias a un pasado que ya se vivió, una diferente manera de administrar y gobernar Carmen, porque cada quien tiene su sello personal, respetable siempre.

Los retos son para los que se atreven, no hay repartir culpas, sino comunicar de una mejor manera, no improvisando, ni provocando entrevistas de banqueta, para aclarar que una malla para delimitar un área para la próxima Feria de la Virgen del Carmen, que por cierto la convierten en bailongo, jugoso negocio de las dos cerveceras y los expendios de licor y micheladas en la festividad juliana, es bochornoso.

Bastaba con un escueto boletín antes de poner la malla, y dejar hablar a los que encabezan los festejos, no acompañar con la fauna para justificar millones en ensamblado de un cuestionable domo que ya cumplió su vida útil.

Pero se deja abierta la posibilidad, para los simuladores en la perdida de sus tiempos, cuestionen si será parte de una feria que se pretende privatizar, porque así lo dejan, a la innegable y perversa imaginación de los adversarios políticos, que están vivos, y también tienen derecho a expresarse, manifestarse y hasta protestar por el gasto excesivo de recursos públicos en diversión, pero para otros menesteres no hay ni siquiera la voluntad de gastar.

Y los siete millones que se pagaron de los adeudos que se pasan de administración a administración, seremos observantes de los tres años que hoy se administran de una forma poco clara, presumiendo lo cotidiano, como si los baños de pureza limpiaran la suciedad que no desconocemos.

Son notables los incumplimientos, PEMEX no ha llegado a instalarse en Ciudad del Carmen, los exfuncionarios en el gobierno de Pablo Gutiérrez Lazarus que tengan alguna responsabilidad pendiente de comprobación, adelante; si la han dejado de realizar en tiempo que marca la ley esperemos sean sancionados, no avisar que los persigue el lobo con norma como punta de lanza, la tarea hay que hacerla y para eso se cobran muy buenos salarios municipales.

La austeridad republicana que está ahora sustentada en la votación en el Senado de la República, debe alcanzar a los municipios, sobre todo cuando la reactivación económica se ha quedado en discurso al aire.

Un Consejo Coordinador empresarial al que nos referiremos el domingo en la ANACONDA, porque están estrenado guayaberas para cada evento, sólo para la fotografía para las redes sociales, pero de apertura de negocios, convenios con empresas para ese desempleo galopante y la inseguridad manifiesta en farmacias y Oxxo, naranjas dulces, limón partío.

EN PRIMERA LÍNEA

No son magos los políticos de pueblo, de eso estamos claros, pero los tiempos actuales son para desafíos mayores, no para entregar carne para asar.

Esa misma que se prometió hace muchos años con todo y unos libros; y que jamás llegó ni siquiera una disculpa vía telefónica, porque viven en otra atmósfera, no por mucho tiempo.

Imagenes

Comentarios

Publicidad