ESTOY EN EL ARMARIO

EnLARed

Por: Redacción

3 de Junio de 2019 a las 15:00

estoy-en-el-armario


Me llamó Betito, tengo seis años y siempre me a gustado jugar a las escondidas. Una noche mientras dormía, escuché ruidos extraños en la sala, salí a ver. Ví a mi papá pelear con alguien, mi papi es muy fuerte, y golpeaba al extraño, pero ese hombre sacó una pistola y disparó sobre mi papá.

El cayó yo me quedé muy espantado, alguien me jaló del brazo, era mi mamá. Me dijo escóndete y no salgas, rápido me escondí tras un sillón. Vi a mami correr hacia otro lado, el hombre la siguió, escuché gritos, quise ayudarla.

Salí de mi escondite, me acerqué, y vi a mami con la ropa rota, ese hombre sobre ella lastimándola. Mi mamá lloraba e intentaba defenderse, pero ese hombre la golpeaba más, ella me vio, con su triste mirada me decía que me fuera.

Vi un bate de béisbol, quería golpearlo cuando él volteara pero me vió, logré pegarle en la cara, pero sólo sonrió, se levantó furioso , mí mami alcanzó a jalarlo de un pie y lo hizo caer, pero el malo le dio una patada en la cara, pero ella no lo soltó, me dijo corre Betito escondete.

Dominando mi miedo corrí, me escondi en mi armario, tras todos mis juguetes. Escuché otro balazo, y después un silencio sepulcral, ya no escuché a mamá gritar, a ese hombre lo escuché buscandome. Parecía como que gruñia o algo así, de repente se abre la puerta y lo vi, con una diabólica sonrisa, sus ojos brillaban y me apuntó con la pistola, yo solo cerré mis ojos.

Ya no supe más, no sé cuanto tiempo pasó, se me hizo un largo, largo tiempo, abrí mis ojos y aquel hombre ya no estaba, salí del armario buscando a mis papis, pero todo era diferente, todo estaba cambiado, había una cama rosa, dónde antes estaba la mía; ya no están mis juguetes, en su lugar hay muñecas.

Vi a alguien dormir en la cama, me acerqué , era una niña, al verme gritó... Aterrada, yo no entiendo que pasa. Corrí a esconderme al armario. Después de un rato, alguien abrió lentamente la puerta del armario, yo me moría de pánico, esperaba ver al horrible hombre, pero no era él, era una señora que acompañaba a aquella niña y que le dice - ¡Mira aquí no hay nadie! No tienes de que asustarte....

Desde entonces estoy aquí, escondido. A veces salgo, pero la gente se espanta al verme, y a mi también me da miedo. En una ocasión trajeron a un padre, echó agua bendita , dijo algunas oraciones y me dormí unos días.

Volvi a despertar, pero no logro encontrar a mis papis, si los ven, digan les que estoy aquí, en el armario. Que los sigo esperando.

Imagenes

Comentarios

Publicidad