MADRE MATA A SU HIJA DE 11 AÑOS A PUÑALADAS PARA QUE NO TUVIERA RELACIONES SEXUALES

Internacional

Por: Redacción

11 de Marzo de 2019 a las 14:27

madre-mata-a-su-hija-de-11-anos-a-punaladas-para-que-no-tuviera-relaciones-sexuales

El pasado 10 de marzo, una mujer asesinó a su propia hija de 11 años en la ciudad de Orlando, Florida, después de que sospechara que la niña estaba teniendo relaciones sexuales con un hombre.

Rosa Rivera Alcides, de 28 años de edad, acuchilló a la niña de 11 años más de una docena de veces con un cuchillo de bolsillo. Después del incidente, la llevó al hospital para mujeres Winnie Palmer, donde fue detenida por la seguridad del hospital al ver que tenía un arma.

“Mi bebé se ha ido”, dijo a Rivera a los primeros auxilios en el hospital, de acuerdo con el reporte de su arresto.

Aleyda, la niña, sufrió 15 heridas de acuchillamiento en la espalda, así como una herida defensiva en su brazo derecho, de acuerdo con las autoridades.

El alguacil de Orange County, John Mina, determinó que el incidente comenzó cerca de la casa de las mujeres, en la manzana 5700 de la avenida Citadel Drive.

Testigos apuntaron que Rosa llegó a un domicilio cercano a las 7:30 de la mañana, donde comenzó a golpear en la puerta y gritar a un hombre que supuestamente vivía ahí, acusándolo de tener relaciones sexuales con su hija.

También apuntaron que, por su parte, la niña negó en voz alta a su madre que hubiera tenido contacto sexual con alguien.

En la primera declaración, la madre también negó haber acuchillado a la niña, pero luego admitió haberlo hecho para ‘prevenir que tuviera relaciones con otros hombres’.

“Rivera dijo que acuchilló a su hija a bordo del automóvil. Mientras la acuchillaba, intentaba hacer que se sintiera más cómoda”, escribió un investigador en el reporte difundido.

Rivera también dijo a los oficiales que creía que su hija se encontraba en ‘el cielo ‘. También dijo que nunca había visto a su hija tener sexo. Cuando fue llevada a su detención, Rivera también tenía una herida de arma punzocortante en el brazo, la cual admitió haber infringido a sí misma.

Ahora, la madre enfrenta un cargo de homicidio en primer grado y se encuentra resguardada sin derecho a fianza en la cárcel de Orange County.

La policía y medios de comunicación intentaron contactar a la familia de las afectadas en Citadel Drive, quienes declinaron hacer comentarios.

“Estamos bien”, dijo un familiar que contestó un llamado a la puerta del diario Orlando Sentinel.

En una conferencia de prensa, el alguacil de Orange County, Florida, ofreció información más a detalle sobre el incidente.

Imagenes

Comentarios

Publicidad