MÁXIMO HISTÓRICO DE TEMPERATURA EN EUROPA DEJA DOS MUERTOS ESPAÑA Y ALTAS TEMPERATURAS EN FRANCIA

Internacional

Por: Redacción

28 de Junio de 2019 a las 13:30

maximo-historico-de-temperatura-en-europa-deja-dos-muertos-espana-y-altas-temperaturas-en-francia

La ola de calor que sufre estos días Europa está causando estragos.

Un joven de 17 años murió este viernes en España al sufrir un golpe de calor cuando trabajaba en el campo en la sureña región de Andalucía, confirmó el gobierno regional.

El golpe de calor le sobrevino cuando estaba segando en el campo y sintió mareos, tras lo que se metió en la piscina de la finca para refrescarse. Al salir del agua comenzó a convulsionar.

También en España, un anciano de 93 falleció el jueves tras desvanecerse en la calle por un posible golpe de calor en la ciudad de Valladolid.

Además, un trabajador del campo de 45 años se encuentra ingresado en cuidados intensivos en Murcia, en el sureste del país, con síntomas provocados por las altas temperaturas.

Los bomberos luchan además contra un devastador incendio en Cataluña y ocho provincias del país están en alerta roja por el calor.

Por otro lado, Francia ha registrado la temperatura más alta de su historia: 45,1 grados. Fue en la localidad de Villevieille, en el sur.

El máximo histórico anterior fue de 44,1 grados centígrados durante una ola de calor en 2003 en la que murieron varios miles de personas.

El servicio meteorológico del país emitió una alerta roja para cuatro departamentos del sureste, algo sin precedentes.

El calor y las altas presiones han provocado también que la contaminación haya alcanzado niveles elevados en muchas ciudades, incluidas París, Lyon, Marsella, Estrasburgo, Grenoble y Annecy, en las cuales se ha restringido el tráfico.

El primer ministro, Edouard Philippe, afirmó que cada día está muriendo una persona ahogada y alertó que el calor está haciendo que la gente tome riesgos que normalmente no tomaría.

Otros países europeos están experimentando temperaturas históricas para el mes de junio, entre ellos Alemania, Polonia y la República Checa.

En Reino Unido, la policía alertó de los riesgos de enfriarse en ríos y lagos después de que una niña de 12 años se ahogara en Manchester.

La ola de calor instalada esta semana en Europa no tiene una causa única, según explicaron expertos.

"Hay dos factores detrás de la actual ola de calor", afirmó Dann Mitchell, profesor de ciencias atmosféricas de la Universidad de Bristol en Inglaterra.

"Uno de los factores es que las temperaturas globales están aumentando en todas partes, ya se incrementaron cerca de un grado en relación con la era preindustrial debido al cambio climático. Y esto ha hecho que la ola de calor sea más caliente".

El segundo factor tiene que ver no con los cambios del clima, la tendencia a largo plazo, sino del tiempo, un término que se refiere a los impactos del día a día.

"El patrón del tiempo es algo muy serio ahora", señaló Mitchell.

"Una onda atmosférica (ondas de gran escala que aunque no las vemos están allí) causó un desplazamiento de la llamada corriente en chorro o jet stream (un flujo de aire rápido y estrecho en la atmósfera".

Ese desplazamiento a su vez "causó un corte entre dos zonas, un área de baja presión en el oeste de Europa y un sistema de alta presión situado sobre el resto de Europa, y entre esos dos sistemas se succiona hacia el norte aire que se origina en el Sahara y es muy caliente".

David Barriopedro, investigador el Instituto de Geociencias, un centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y la Universidad Complutense de Madrid.

"Las olas de calor, como muchos otros fenómenos extremos, suelen ser el resultado de una conjunción de factores, cuya intersección conduce al evento extremo", señaló el científico.

"En este caso la ola de calor está asociada con una intrusión excepcional de aire cálido del Sáhara".

"Se trata de una expansión al norte del cinturón subtropical de altas presiones (masas de aire muy cálidas y secas) a través de lo que se conoce como dorsal subtropical (en inglés, subtropical ridge)".

Las proyecciones de cambio climático para el siglo XXI indican que "las olas de calor serán cada vez más frecuentes, intensas y duraderas".

Las olas de calor "serán la norma en el futuro", aún si hay una transición rápida a energías renovables, ya que los gases de invernadero como el dióxido de carbono "pueden durar en la atmósfera más de mil años".

En sitios acostumbrados a temperaturas altas, como el sur de España, "es importante que la gente entienda que un aumento de un grado respecto a lo que está acostumbrada puede ser muy perjudicial para la fisiología humana".

"Debemos ser vigilantes y hacer intervenciones lo más rápidas posible", señaló esta semana la ministra de salud de Francia, Agnès Buzyn.

"Tendremos que cambiar la forma en que vivimos, en que trabajamos, nos vestimos, viajamos. Tendremos que cambiar nuestros hábitos y dejar de pensar que estos episodios son excepcionales".

Imagenes

Comentarios

Publicidad