Música, fe y júbilo se mezclan en la celebración de la Virgen de Guadalupe en su 487 aniversario

Sabías Qué

Por: Redacción

12 de Diciembre de 2018 a las 13:30

musica-fe-y-jubilo-se-mezclan-en-la-celebracion-de-la-virgen-de-guadalupe-en-su-487-aniversario

Hoy 12 de diciembre, el culto a la Virgencita morena es una de las celebraciones más importantes de México. La fe moviliza a millones de mexicanos que van a abrazar a su Virgen para agradecerle los milagros cumplidos en el año.

El increíble escenario de incontables fieles que llegan a la Basílica de Guadalupe en automóvil, en autobuses, a pie o de rodillas se repite al igual que los cantos de las mañanitas para su ‘morenita’.  Además de la fe, del color y de la esperanza renovada, esta celebración también está rodeada de detalles llamativos e históricos.

Su relato, tiene tras de sí la historia del manto de un humilde indígena llamado Juan Diego.


Su historia inicia en diciembre de 1531, cuando se apareció al indígena Juan Diego en el Monte Tepeyac, esto para pedirle que le construyan un templo en esa zona.


“Como madre, allí mostraré mi clemencia amorosa para todos los que soliciten mi amparo. Y oiré sus lágrimas y sus ruegos para darles consuelo y alivio. Porque soy vuestra madre compasiva.”


Juan Diego, siguiendo la indicación de la virgen, acude a Fray Juan de Zumárraga; el primer Obispo de México, a dar parte de lo sucedido en el cerro de Tepeyac.


Sin embargo, Zumárraga le respondió a Juan Diego que necesitaba pruebas sobre sus afirmaciones. Por lo que el indígena sube de nuevo a la colina para notificar a la Virgen de lo sucedido. A lo que ella le indicó que recogiera unas rosas y se las llevara al Obispo. Fue entonces que él tomó las rosas en su tilma (ayate, poncho o capa) y fue donde el Obispo de nuevo.


La historia del manto inicia cuando Juan Diego estuvo delante del Obispo, soltó su ayate para mostrar las rosas a manera de prueba. Sin embargo, aparte de las rosas, apareció estampada en la prenda, la imagen de la Virgen de Guadalupe. Conmovido ante el milagro, el Obispo trasladó a la Iglesia Mayor de la ciudad la imagen para que fuera venerada por los devotos.


Posteriormente, se construyó en el Monte Tepeyac, una ermita provisional que fue convirtiéndose paulatinamente la Basílica de Guadalupe de nuestros días. La imagen de la Virgen, cuyas medidas son de 104 por 170 centímetros, siempre ha estado ahí.


El milagro de la Virgen de Guadalupe sucedió el 12 de diciembre de 1531. Apenas 10 años después de la invasión de Hernán Cortés con sus quinientos soldados a Tenochtitlán. En ese entonces, la ahora república mexicana, estaba habitada por cerca de trescientas etnias. Según registros de los primeros habitantes españoles en el territorio, eran enemigas entre sí, y se encontraban gobernadas por los aztecas. De igual forma, dichos registros afirman que la zona del Tepeyac estaba prácticamente deshabitada. Por lo que eventualmente, dicha zona fue urbanizándose.


El pueblo de Guadalupe aparece por primera vez en un Acta del Ayuntamiento de México el 3 de diciembre de 1563. El 24 de junio de 1751 se le da rango de Villa, por cédula real, con un escudo de armas en donde aparecía Juan Diego con la tilma mostrando la imagen de la Virgen. El 12 de febrero de 1828 fe elevada por decreto a la categoría de ciudad, y en 1931 fue absorbida por el gobierno de la Ciudad de México.


La historia del manto de Juan Diego, sigue siendo un misterio para la comunidad científica. Ya que es una prenda que después de cuatrocientos ochenta y siete años, se conserva en perfectas condiciones. Se han hecho pruebas a tejidos de fibra de maguey, que es la tela con la que está elaborada el ayate. Y se ha comprobado que de manera natural, las prendas elaboradas con este material se descomponen por putrefacción. Muchos asocian este hecho al milagro y poder de la Virgen de Guadalupe.


6 Datos curiosos sobre la Virgen de Guadalupe


El origen de su nombre

El nombre de Guadalupe significa Río de Lobos o en algunos casos Río de Amor y es de origen árabe.

En algunas partes de México se le conoce como “la Virgen Tonantzin-Guadalupe”, como reminiscencia del pasado indígena.

Otro posible origen, en este caso para la advocación mexicana, sería el náhuatl, como variación de la palabra coatlallope: «la que aplasta a la serpiente» (de coatl, «serpiente», a, preposición y llope, «aplastar»), con la que Juan Diego se habría referido a la aparición que dijo tener.


La tilma de Juan Diego y sus misterios

En la tilma de San Juan Diego, donde está la imagen de la Virgen de Guadalupe, tiene ya 480 años y se conserva en perfecto estado.

El 31 de Julio de 2002, Juan Diego Cuauhtlatoatzin fue canonizado por el propio Juan Pablo II en una celebración realizada en la Basílica de Guadalupe.

El manto de la Virgen

Las estrellas visibles en el Manto de la Virgen responden a la exacta configuración y posición que el cielo de México presentaba en el día en que se produjo el milagro, según revelan estudios astronómicos realizados sobre la imagen.


La Basílica de Guadalupe

Este recinto es el segundo centro católico con mayor número de visitantes, solo después de la Basílica de San Pedro en Roma.

Se calcula que en las peregrinaciones del 12 de diciembre arriban a la basílica cerca de 7 millones de personas.


Los Papas y su amor a la virgen

Pio X la proclamó como “Patrona de toda la América Latina”, Pio XI de todas las “Américas”, Pio XII la llamó “Emperatriz de las Américas” y Juan XXIII “La Misionera Celeste del Nuevo Mundo” y “la Madre de las Américas”.


El atentado a la Virgen

 El 14 de Noviembre de 1921, a las 10:30 horas, Luciano Pérez Carpio, subió al altar y colocó a sus pies de la Virgen de Guadalupe un enorme ramo de flores en el que llevaba escondida una bomba, los daños fueron aparatosos, sin embargo la imagen no sufrió ningún daño.






Imagenes

Comentarios

Publicidad