¡NO APLIQUE ALCOHOL A SU BEBÉ PARA BAJAR LA FIEBRE! AQUÍ LA RAZÓN

Salud

Por: Redacción

17 de Febrero de 2019 a las 09:30

no-aplique-alcohol-a-su-bebe-para-bajar-la-fiebre-aqui-la-razon

“Me hablaron al celular un sábado a media noche. Era un bebé de seis meses con gripita y fiebre leve…”, comienza una publicación en Facebook, la cual hizo arder a usuarios en redes sociales.

Fue a través de su Facebook que el Dr. Alberto Estrada Retes compartió la triste experiencia que vivió al tratar a un bebé de seis meses que llegó a su consultorio azul, tembloroso y sudando.

“Amigos: no le pongan alcohol a los niños para bajar la fiebre, por favor".

Aquí la publicación:

Dr Alberto Estrada Retes.

Hola amigos:

Me hablaron al celular un sábado a media noche. Era un bebé de seis meses con gripita y fiebre leve. El niño estaba bien, nada más calenturita y moco cristalino. Los papás tenían cena en casa.

- Dele paracetamol, -le dije a la mamá -y si mañana sigue la gripa me llama o lo vemos en el consultorio.

Me volvió a hablar a las dos de la mañana:

- Doctor, el niño está muy raro.

- ¿Qué le pasa? - pregunté por teléfono.

- Respira muy despacio, se puso azul y vomitó. Anda todo tembloroso y está sude y sude-, me dijo-. Le tomé la temperatura y trae 35 grados y como que no responde-, agregó.

Me alarmé.

Ya en urgencias averigüé que la dosis de paracetamol fue la correcta.

-¿Qué más le dieron?

- Nada.

Un olorcillo sospechoso, muy leve, me llegó a la nariz cuando me acerqué a revisar al bebé.

- ¿Le dieron algo más? - volví a preguntar - ¿Otra medicina?

- No doctor-, me aseguró la mamá - solamente le puse alcohol para que le bajara la temperatura.

El angelito estaba ebrio. Bien borracho. Los signos y síntomas que traía eran de intoxicación alcohólica.

Lo que ocurrió es que como en casa tenían fiesta, una invitada de esas "expertas", les dio la "brillante" idea de frotar al escuincle con alcohol. - Se le baja la fiebre de volada-, les dijo, así que le frotaron una generosa cantidad de alcohol medicinal.

Y sí, le bajó de volada. Al evaporarse tan rápido, el alcohol se roba el calor de la piel, el problema es que se absorbe. Es como si el chiquillo se hubiera echado un mezcalito. No es juego, causa depresión respiratoria, daño al hígado y puede ser muy serio.

A nuestro pequeño “borrachito” no le pasó nada. Después de unas horas recuperó el color, la frecuencia respiratoria y la temperatura y lo pudimos dar de alta.

- Va andar bien crudo-, le dije a la señora- así como usted comprenderá....

Me miró con ojos asesinos y se marchó muy digna. Lección aprendida... espero.

Amigos, no le pongan alcohol a los niños para bajar la fiebre, por favor.

Las mamás que leyeron dicha publicación se mostraron más que enfadadas, y mientras algunas aseguraron que fue un método muy peligroso, otras solo creyeron que la cantidad había sido excedida.

La publicación se compartió 150 mil veces.

Como lección, no expongamos a los bebés a métodos peligrosos que lejos de beneficiarlos sólo los ponen en peligro.

Comparte si crees que es útil.

Imagenes

Comentarios

Publicidad