Tradición del árbol de Navidad a México

Sabías Qué

Por: Redacción

28 de Noviembre de 2018 a las 13:30

tradicion-del-arbol-de-navidad-a-mexico

Conocemos el ritual pagano del origen del árbol de Navidad, cuando los habitantes europeos colocaban frutos sobre los árboles para recibir la primavera y honrar a sus dioses, pero, ¿cómo llegó a nuestro país?

Las costumbres en México suelen ser una mezcla de tradiciones europeas, indias, más las creencias indígenas que han logrado sobrevivir en el tiempo. Somos una cultura que adopta el sincretismo, una amalgama de diferentes expresiones culturales y religiosas para conformar una sola que captura a todas.

A México, el árbol navideño llegó durante el brevísimo reinado de Maximiliano de Habsburgo (1864-1867). Cuando éste fue fusilado, se desprestigiaron las costumbres fomentadas por el emperador y su corte, así que el pueblo dejó de decorar árboles en Navidad hasta que, en 1878, Miguel Negrete —rival de Porfirio Díaz— adornó un enorme árbol de forma tan espectacular, que le valió mención en varios diarios de la época. La población adoptó paulatinamente este uso —sobre todo en las zonas urbanas—, que alcanzó su auge a partir de los años 50, cuando la mercadotecnia estadounidense influyó a las grandes masas por medio del cine y la televisión.

Muchos son los mitos, fábulas y leyendas que giran en torno a la llegada del árbol de Navidad a México, pero fueron el emperador Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota los encargados de acoger la costumbre. En diciembre de 1864, la aristocracia mexicana que asistió al Castillo de Chapultepec, residencia de la pareja, quedó asombrada por los colores, brillos y detalles que vieron en un árbol que adornaba la Navidad.

Un elemento decorativo inusual que no tardó en ser imitado. Al año siguiente, con la muerte de Leopoldo I, Rey de Bélgica y padre de Carlota, se declaró el luto nacional, aunque este ornamento no faltó. Solamente una vez que el imperio llegó a su fin con el fusilamiento de Maximiliano en Querétaro, se perdió el folclore del árbol que tanto había complacido a México.

Una década más tarde, en 1878, el general Miguel Negrete recuperó la moda europea colocando un árbol en su propia casa, influenciado por sus viajes a Europa y Estados Unidos. Esta vez, "el decorado del árbol contaba con un sembrado de luces y bajo él se escondían más de 250 juguetes, uno por cada invitado. Los objetos consistían en juguetes de muy buen gusto y aún de lujo", publicó por toda la región la prensa del momento.

Imagenes

Comentarios

Publicidad