Ultima apuesta antes del retiro

La Opinión De

Por: Mariano Espinosa Rafful

2 de Julio de 2019 a las 00:00

ultima-apuesta-antes-del-retiro

Mariano ESPINOSA RAFFUL

Siempre hay otros

Quizás tuvieron razón en colocar el amor en los libros…

Quizás no podría existir en ningún otro lugar.

William Faulker

Tener obsesión por los años vividos no suele ser relativo, hay a quienes les asusta cumplir cuarenta años, y les respondo que los años están a la disposición para vivirlos, no para contarlos; así de simple la sobriedad en la existencia.

Esa misma que alborotó a miles de mexicanas y mexicanos que acudieron al Zócalo de la Ciudad de México, la tarde lluviosa de ayer lunes 1 de julio, a escuchar el mensaje del presidente de México, mientras otros tantos más lo observamos por la televisión, mirando de cerca sus expresiones, las vueltas a las hojas en el discurso, y la ansiedad por momentos convertida en emoción, al destacar algún logro.

Los mortales tenemos que tener muy claro que somos eso mismo, personas que nos vamos a morir, y tenemos el compromiso con nosotros mismos, de acudir al encuentro de los afectos, los aplausos, en la rendición de cuentas, si es en lo político a cielo abierto, en lo social más en corto y en lo familia en privado.

Andrés Manuel López Obrador volvió a cubrir la plancha del Zócalo capitalino, con esa multitud que ha sumado a lo largo de los años de transitar para acceder al poder presidencial, y ha declarado que entre más pronto se alcance la transformación, más tiempo se tendrá para consolidarla.

Y refirió que en el supuesto de que regresen al poder otras fuerzas políticas, y hasta tocó la madera del atril para que esto no suceda en 2024, lo repitió dos veces; sabedores que el fantasma del desgaste natural de la política, los cambios en una sociedad plural, y sobre todo la oferta y la confianza pueden ir decayendo.

Una hora y veinticinco minutos duró su discurso, que enumeró cada una de las acciones que han ido llevando a cabo, destacando el empleo, donde los economistas, analistas y críticos tienen otras cifras, números y además retos para alcanzar otros pronto, como el inicio de los trabajos del aeropuerto en Santa Lucía, una piedra en el zapato, su enojo cuando abordó el tema es evidente, culpando a quienes son los enemigos de la Cuarta Transformación, que se defienden con “una lluvia de amparos”.

Tenemos la obligación de escuchar para poder confrontar las ideas, porque podemos estar o no de acuerdo, pero todo es medible, todo es verificable, la transparencia es parte de una democracia participativa y respetuosa de sus ciudadanos.

Los que se insertan en los afectos morenistas por convicción propia deben estar orgullosos de los alcances del presidente, a tan sólo siete meses de su llegada a Palacio Nacional, los que están por necesidad, porque aprovecharon el momento de popularidad del tabasqueño para acceder a un cargo de elección popular, que pena.

Aquellos que pueden sumarse porque así lo consideran para sus intereses, sabedores que formar parte de estos años de cambio, restricciones económicas, recortes de personal, justificaciones para hacer proyectos o viajes, pero sobre todo para manifestarse a favor de transformar el ejercicio del poder político para beneficiar al pueblo, no es una mentira, ni una utopía, es una realidad.

Podemos estar o no de acuerdo con algunas consideraciones al margen, que iremos desglosando a lo largo de estos días en este espacio de intenciones, lo que no debemos es dejarnos influenciar sin conocer lo que se está llevando a cabo, en tu municipio, en tu estado, en el país; en los temas que pueden impactar en el ánimo y sobre todo en el bolsillo que ya desfallece, a pesar de tener ese peso en menos de 20 con respecto al dólar.

Y es que hasta Campeche estuvo presente en el discurso de López Obrador, con una frase que le hemos escuchado en reiteradas ocasiones al ex gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, “Qué se escuche bien” y al terminar las cuatro palabras se detuvo dos segundos y esbozo una leve sonrisa para agregar Andrés Manuel: “Qué se escuche lejos”.

Parte de lo que logramos atrapar, mientras paisanos del presidente nos externaban su sentir en mensajes, desde el edén tabasqueño y otros más desde la blanca Mérida. Nos estamos haciendo adultos con todo y esos cuarenta por cumplir.

EN PRIMERA LÍNEA

Bien dicen que pueblo chico infierno grande, Ciudad del Carmen inserta este dicho muy a menudo, porque denostamos lo que desconocemos, y se nos hace fácil criticar a ciudadanos que contribuyeron para el desarrollo de Carmen por muchos años.

Hoy toca el turno para referirme a Don Víctor Manuel Abraham Elías, un hombre que no gustaba de los reflectores, pero que sumó siempre desde el sector empresarial a favor del bienestar de las familias carmelitas. Falleció el pasado 9 de marzo de 2019.

Imagenes

Comentarios

Publicidad