šŸ”¶Una cosa despuĆ©s de la otrašŸ”¶

La OpiniĆ³n De

Por: Mariano Espinosa Rafful

29 de Junio de 2019 a las 12:00

una-cosa-despues-de-la-otra


#MarianoEspinosaRafful

#SiempreHayOtros

Hay que priorizar, primero la filosofía, después las lentejas.

Juan José Millás

El dinero es el problema y también la solución a los graves males de la naturaleza humana, pero lo es también del gobierno burocrático, por esa parte de la iniciativa privada usurera, la banca extranjera; donde el otrora gran gigante petrolero mexicano se hace pequeño, se reduce a pedir ayuda.

La cuarta transformación es la denominación, pero los cambios tendrán que ser profundos, no es una tarea fácil lograr los consensos, con una sociedad polarizada, enojada, pero más involucrada en el despliegue de las políticas públicas de la administración de extracción morenista.

Posibles cambios en el gabinete de López Obrador, donde existe la posibilidad del relevo de la ocurrente Jesusa Rodríguez, para el retorno de la experiencia, y la llegada Bucareli de quien ya opera la política interior, no solo la exterior.

No todo sale como lo presupuestamos, pero es notable que hasta la propuesta del Plan Nacional de Desarrollo no haya salido de la Cámara de Diputados, con la aprobación de una oposición intransigente por momentos.

Y es que la política de los partidos políticos adolece de liderazgos, unos en campañas para la elección de dirigencia, otros sin agenda ni rumbo u objetivos claros para la oferta ante una población dolida, que se siente no tomada en cuenta.

La gota que ha derramado el primer vaso no han sido los recortes de personal, sabedores de los excesos en contrataciones sin responsabilidades claras en el ejercicio de la función pública, como los directores adjuntos.

Pero hay esa otra parte que no cuadra, y que tiene a miles de policías conteniendo y atrapando a cientos de migrantes a lo largo y ancho del territorio mexicano, con exceso de cumplimiento, para consentir a Donald Trump y así pueda reelegirse sin sobresaltos por otros cuatro años en noviembre de 2020.

Por otro lado, las calificadoras, a falta de dinero del gobierno federal, semana tras semana baja las expectativas de crecimiento de México, no deambulamos, pero estamos contra las cuerdas, porque casi todo estaba impregnado de la maldita corrupción.

La temática del campo ha pasado a un plano secundario, lo mismo que la inseguridad interna, porque no se han atendido de manera puntual a los lugares donde la delincuencia ha sentado sus reales.

A siete meses de distancia de asumir el poder presidencial, 23 bancos, nacionales y extranjeros, pactaron con el mandatario la ampliación de una línea de crédito por 8 mil millones de dólares; y facilidades en tasas de interés y plazos de pago para PEMEX.

Políticas públicas acordes con la nueva dinámica mundial de una globalización donde estamos en desventaja, porque primero se está barriendo el tiradero, al mismo tiempo se pretende ordenar la casa, y salvar con la austeridad un presupuesto desprovisto de contingencias, ahí donde la sangría era mayor.

La Secretaría del Bienestar, que rescató algunos programas sociales, tiene una tarea titánica, con menos personal y sin posibles mediciones creíbles, donde la pobreza es sinónimo de desconfianza en el maquillaje de las cifras.

Triste realidad no querer aceptar que los cambios son necesarios, sobre todo en una transformación a la inversa, hasta los jóvenes preguntan porque no hay más jóvenes en la toma de decisiones en ese nivel.

Entramos a un tobogán de buenas intenciones, pero de unos cuantos, no todos están convencidos que el nuevo modelo de administrar los recursos y dar las respuestas, sea lo que estaban esperando los 30 millones de votantes a favor de MORENA.

Para algunos el 2021 y las intermedias están distantes, para otros más que viven inmersos en la política, la disputa por los lugares en el Congreso de la Unión y las gubernaturas, congresos locales y alcaldías; inició el cabildeo desde el triunfo de López Obrador.

EN PRIMERA LÍNEA

Rabia, coraje, impotencia, desfachatez, inmunidad, corrupción; quizá todo eso y más es lo que observamos ante el esperado desenlace del asesinato del joven seminarista.

La Iglesia Católica, al igual que otras religiones, están corrompidas, como la misma política, de seres asquerosos en detrimento de ese pueblo creyente y poco sabio.

Imagenes

Comentarios

Publicidad