Después del diablo

Columna

Por: Mariano Espinosa Rafful

18 de Febrero de 2016 a las 06:00

Mariano ESPINOSA RAFFUL

En primera línea

Existe una máxima en la vida que no debemos pasar por alto, es altísimamente contundente, sucede en todos los espacios de la vida misma, tanto en lo político, como en la amistad, divide y vencerás.

Se debe tener la suficiente inteligencia para solventar el sustento de lo que se pretenda, no es un manual de mago, mucho menos parte de la revolución romana, y en el último de los casos una venganza.

Desde la interna panista se avizoraban que las aguas no estaban tan mansas, siempre en el panismo carmelita han existido, más de un par de grupos a su interior, porque así es el poder cuando se ambiciona, las diferencias son profundas, no solo de forma, también de fondo.

Lo que es un hecho ahora que cada quien mueve sus piezas, según el juego que pretendan jugar, unos van por el beisbol, otros por el futbol, y los menos por los tardíos pero certeros movimientos de alfiles y caballos, se le nombra ajedrez.

Al interior de una administración municipal como la de Carmen, están representados esos grupos, que responde a esos intereses de poder político, familias, descendientes de ellas, unos que trabajan y otros que pareciera mueven medio dedo.

El rompimiento de la frágil alianza entre esos elementos en el cabildo, es una muestra más de la falta de sensibilidad de quien debe asumir el reto, pero más aún la responsabilidad de gobernar el municipio de Carmen, no un cabildo donde sus correligionarios deben apoyarlo, casi en todo.

Pero para ello hay que convencerlos, hay que consensar, hay que sentarse a dialogar, discutir si es preciso, pero no salir a escena a ridiculizar en el segundo acto, eso es lamentable a todas luces.

El priismo se replegó, ante la evidente muestra de lucha por un poder municipal vulnerable, ante una elección de un partido donde el director de la orquesta desea cantar, tocar el piano y cambiar el color del juego de luces.

Apaguemos la hoguera, seamos más prudentes con lo que puede depararnos el 2016, ese que lleva poco más de mes y medio, los temas económicos por los recortes y despidos a la vista, deben hacer que se asuma con respeto un gobierno que escuche más, y se confronte menos.

LO MÁS SOBRESALIENTE DEL DÍA

Una vez más el clima nos sorprende en Campeche, de pronto la entrada de un frente frío más hace que nos guardemos temprano, platiquemos y discutamos, pero siempre a favor de un mejor porvenir, que no vemos en horizontes alternos.

Me mueven las aguas, las arenas se asemejan a un temporal sin agua, y la diatriba es solo parte de ese equipaje.

Con gusto los visitantes saludan, tiempos de fríos en la mayor parte de la Unión Americana, y Carmen, Campeche y hasta Champotón resienten los fuertes vientos fríos, las temperaturas a la baja. Donde abrigarse para no enfermarse debe ser el común denominador.

Publicidad