El poder de la palabra

Columna

Por: Mariano Espinosa Rafful

17 de Febrero de 2016 a las 00:00

Mariano ESPINOSA RAFFUL

Siempre hay otros

El poder de la palabra

Y llegó un día que quizá no esperaban tan pronto los panistas de Carmen, lo del lado azul turquesa, porque los de bandera blanca aguantaron metralla estoicamente, ante las embestidas de una sociedad demandante de mejores servicios públicos, pero sobre todo de una mayor inclusión en la gobernabilidad.

El pasado lunes en la Sala de Cabildo del ayuntamiento carmelita, se vivieron momentos de tensión, ante la mirada de inesperada atención del presidente municipal Pablo Gutiérrez Lazarus, al micrófono en ese momento crucial.

No era para menos, cinco integrantes de su partido con representación en el Cabildo, en voz en turno de Hermilo Arcos May, a quien por cierto lo despojaron de su investidura de Coordinador de la fracción panista en esta instancia, daba lectura a una solicitud en tiempo y forma en la Secretaria del Ayuntamiento.

Oficio al que su titular, Diana Méndez Graniel no respondió, ni por escrito, ni en el uso de la voz en la sesión referida del lunes 15 de febrero.

Una extraordinaria, donde debió insertarse por ley, con la norma a favor de los solicitantes, la inclusión del oficio, donde refieren la destitución de tres funcionarios públicos, el Director de la Policía Guillermo Zayas González, la Secretaria del Ayuntamiento y la Coordinadora de Gobernación.

El primero de ellos por las razones más de una vez expuestas en este espacio, así como en la ANACONDA, un funcionario público que violenta la ley al ocupar un encargo público, si bien votado a favor en sesión de cabildo por panistas y un representante de MORENA, pero que ahora nos deja claro la cerrazón de quien debe preservar el estado de derecho, el acalde.

Cuando asumió la responsabilidad de la seguridad en el municipio, estaba pendiente de resolverse un amparo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, amparo que retiró, porque la sentencia lo condenaba, por los hechos acaecidos en la discoteca News Divine en la Ciudad de México, donde perdieran la vida jóvenes estudiantes.

Ahora ha desaparecido Zayas Gonzñalez de Ciudad del Carmen, con el apoyo de la autoridad municipal, lo que habla de una total irresponsabilidad no solo administrativa, sino de congruencia con las leyes y normas que nos rigen a todos por igual.

Está procurando su defensa con cargo al erario municipal, con boleto de ida a la Ciudad de México, que han exhibido algunos medios en la Isla.

Tenemos que ser puntuales y claros en este punto, tema de debate en la sociedad carmelita, porque es innegable la capacidad como policía, porque además es abogado el demandado por ser quien conducía el operativo fallido.

No dudamos que esté plenamente certificado por las instancias de seguridad del país, y que haya pasado los filtros para hacerse del cargo, en ese momento, 2 de octubre de 2015 no estaba sujeto a proceso como ahora, porque retiró el amparo que lo cobijaba.

Es un derecho de los integrantes del cabildo, solicitarle al alcalde, inserte en la sesión extraordinaria el tema del cese del policía Zayas González al frente de la dirección en Carmen, y no solo panistas, secundados por oficio también de los cuatro integrantes priistas, y el cabildante de MORENA, quien por cierto se expresó de manera respetuosa, solicitándole al alcalde le aceptara la petición a sus compañeros.

Ante la negativa de Gutiérrez Lazarus, hicieron uso de la palabra Venancio Rullán y Alberto Rodríguez Morales por los priistas, expresándose en el sentido de tomar un decisión que es a favor de los ciudadanos de Carmen, la inminente renuncia del director de la policía.

Porque también vía oficio, solicitaron a la Secretaria del Ayuntamiento, considerar a votación la inclusión de este punto en la modificación de la orden del día de la sesión extraordinaria, que lo permite el reglamento que los rige.

La necedad y falta de tacto no solo político de Pablo Gutiérrez Lazarus, sino de Méndez Graniel, una persona grosera, déspota, que no atiende ni a los regidores de su actual partido político, y se lo reclamaron de viva voz.

El asunto de las otras dos renuncias son discutibles, el alcalde también propuso los nombramientos, de la Secretaría pasó el filtro del cabildo blanco vía votación, a la que los priistas se opusieron.

Lo que es un hecho irrefutable es que no se tenga consenso de un partido político que ya ha gobernado el municipio de Carmen, y lo hizo con respeto a la gente, escuchando, atendiendo, nunca imponiéndose a la razón, mucho menos confrontándose en negativas al margen de la ley.

Desde la oposición no se discute hoy hacia donde van los destino de un lugar donde antes se podía disentir, ahora estamos ante un terreno fértil para la diatriba y el encono.

Responsabilidades claves las tres que se solicitan las renuncias, y al escuchar las respuestas de quien debe ocuparse de lo ecuánime, da rienda suelta a su impreparación, y lanza dardos hacia todos lados y hacia ninguno, o quizá sí, o quizá no; porque el calor no es tan fuerte en estos meses del año, imagínense mayo paisanos.

Debe irse Zayas González es un hecho que no tiene vuelta de hoja, que es un buen policía, un buen ser humano no está a discusión, que si se le puede defender en tribunales o no, es cuestión de quien tome la defensa de su caso.

Lo que no podemos es estar en el municipio con vacío de una autoridad policiaca tan necesaria para la población, que aún con ella somos vulnerables ante la ola de delitos diarios.

Ponderamos el criterio de los panistas que no dividen a su partido, al contrario, le hacen ver a los ciudadanos que se puede pensar diferente, con la ley como el argumento principal y único.

La gobernabilidad del municipio de Carmen está en entredicho, el poder de la palabra asiste a la razón, el poder de la palabra está del lado de quien habla con la verdad a sus gobernados, no es cuestión de cuates o de amigos, no es cuestión de dejar a Zayas González en estado de indefensión, se conocía de sus problemas con la justicia, y aún así votaron los panistas turquesa y blancos por darle el cargo, ahora deben ser ellos quienes asuman las consecuencias de su cese.

Por ello lo que hoy estamos presenciando, no es más que una película que muchos pronosticamos, pero que pocos vieron como posible, lo cual es lamentable a todas luces. Comentarios y Sugerencias esmar1010@hotmail.com

Publicidad