El sentido común del futuro

Columna

Por: Mariano Espinosa Rafful

28 de Noviembre de 2017 a las 00:00

Mariano ESPINOSA RAFFUL

Siempre hay otros


Pasadas las tres de la tarde de ayer lunes, después de conocer de manera oficial que el ciudadano José Antonio Meade Kuribreña buscará inscribirse, en el proceso priista que lo lleve a buscar la candidatura en primer término, y posteriormente en la competencia electoral la presidencia de México, se dieron una serie de acontecimientos.

Reuniones de varios Secretarios de Estado, pronunciamientos en las redes sociales, el tema de la renuncia anunciada desde el domingo no era más que la confirmación del 27 como fecha cabalística del presidente Peña Nieto, quien decidió a quien mandar a contender por su partido.

Con la apertura del candado a los ciudadanos, los destinatarios eran dos, y se fue quedando sólo José Antonio, por la experiencia de veinte años, y el bagaje en la macroeconomía.

Si bien López Obrador lo mencionaba como el adversario político que encontraría, otros más pensaban que el desgaste lo iba a llevar a que el mandatario eligiera a otro; pero lejos de debilitarlo en la exposición en los medios, lo fortaleció.

Significativa y no es para menos la encuesta del periodista José Cárdenas en twitter, donde hasta un 49% dio su opinión con respecto a las elecciones a favor de Meade Kuribreña, dejando en 24% a López Obrador, y en un lejano cuarto sitio a Ricardo Anaya con un 9%.

Los independientes en conjunto se llevaron un nada despreciable 18%, lo cual hace ver al Bronco de lleno en la competencia electoral, dando una batalla política de al menos tres actores hasta ahora.

En el reparto de negativos le cargan los aumentos a las gasolinas al ex Secretario de Hacienda, será determinante que no se muevan los precios de los productos básicos al consumidor, para que los resultados que hoy muestran las encuestas no sólo se mantengan, sino se incrementen.

En el terreno de los hechos, ya en campaña los priistas muestran en unidad otra faceta desconocida hasta hoy con un ciudadano, Meade no es priista, y se le ubicaba más con los panistas, por su aparición como Secretario de Hacienda con Felipe Calderón, donde inició como Coordinador de Asesores de Agustín Carstens.

Los estados donde hoy gobierna un priista deberán plantear estrategias que los fortalezcan, se habla de tecnócratas cuando nos referimos a los economistas, aunque en este caso también es abogado, una combinación que acompaña a algunos amigos cercanos al ungido.

El domingo próximo se antoja histórico, conocer el discurso del aspirante priista, si retoma los argumentos válidos de Luis Donaldo Colosio, si se apoya en el legado de algún expresidente de México, o si se va por la libre.

Intentar convencer a los escépticos que el programa económico de recuperación pasa por aduanas que tendrán el control en un férreo servidor público que conoce lo que es servir a México.

Y es que la política va al encuentro de esa confianza extraviada, la cual no será tarea fácil, el candidato priista como López Obrador en MORENA, tratará de rodearse de mexicanas y mexicanos de excelencia, porque no estamos para improvisar.

Se deja un escritorio donde se estuvo por 20 años, a los entes financieros nacionales e internacionales, para ingresar al inhóspito mundo de las realidades que lastiman el consciente de millones de mexicanos de a pie, la pobreza y sus asegunes.

Recorrer el país y retratarse con ese rezago histórico de malos gobiernos, donde la oferta nunca supera la demanda, y donde se tendrá que privilegiar la verdad para no morir adrede.

EN PRIMERA LÍNEA

Para leer entre líneas el primer pronunciamiento en un discurso leído en la presentación de José Antonio González Anaya, ex director de PEMEX, ahora Secretario de Hacienda.

Recordemos que fue subsecretario con Felipe Calderón, y ahí el futuro candidato del PRI afirmó que México cuenta con talento y las condiciones para ser una potencia.

Publicidad