Te doy mi palabra en las patadas

Columna

Por: Mariano Espinosa Rafful

25 de Noviembre de 2017 a las 00:00

Mariano ESPINOSA RAFFUL

Siempre hay otros


Después de la emocionante serie mundial del béisbol norteamericano, el básquet no levanta la misma pasión desde el retiro de Jordan, el indiscutible ídolo de esa liga mientras jugó con los Toros de Chicago, rompiendo todo tipo de records.

Los toros van casi siempre de menos a más en la Monumental plaza de la Colonia San José Insurgentes al sur de la Ciudad de México.

Ha pasado la competición por segundo año consecutivo del gran premio de Fórmula Uno, sin un piloto nacional que garantice acercarse a los punteros, y el juego de futbol americano en el Estadio Azteca, con dos equipos norteamericanos que hicieron la delicia de los aficionados.

Pero el deporte más popular por sus costos para disfrutarlo es el futbol, el de las patadas, donde la pelota debe entrar en la portería contraria durante noventa minutos, vaya lío.

La liguilla lo hemos señalado aquí es el gran negocio, lo que no sucede en Europa, porque allá es de muy alta competencia, aquí dan dos pases adelante, tres al costado y va de regreso al portero, ratonero nuestro deporte nacional.

El béisbol ni el de la temporada de la liga, ni la del pacífico logra prender a la afición, no somos beisboleros.

Estamos en el primer fin de semana de la liguilla por media corona, ya no hay torneos cortos, seis meses y un campeón que se olvida en un dos por tres, el hoy vigente Chivas que ni siquiera se logró colar de octavo.

Rayados, Tigres, Panzas verdes, Cementeros, Zorros, Águilas, Choriceros y los Monarcas; son quienes se disputan una estrella más en su uniforme, dos equipos de Nuevo León, donde por cierto el Bronco va que vuela para candidato independiente, uno de Guadalajara con la notable ausencia de su acérrimo rival.

Dos de la capital del país, donde Cruz Azul entra después de seis torneos de ayuno en la liguilla, y puede dar una agradable sorpresa, nos gustaría mucho, no somos malinchistas.

Michoacán, el Estado de México y Guanajuato completan el cuadro de honor, extrañando a los Pumas de la UNAM, además de los Tuzos del Pachuca y la afectación que le acusó recibo la partida de Lozano al PSV holandés.

En la quema un Puebla abandonado por el Chelis, ese técnico pintoresco que se extraña en la dirección técnica de la franja.

Y sólo peor que ellos el Veracruz que se ha quedado sin técnico, le dieron las gracias primero a Carlos Reynoso, luego al Cabezón Luna, y por último a Saturnino Cardoso.

Una nueva camada de técnicos mexicanos hizo su aparición, unos para bien y otros para la calle de la amargura, aun así los dejan para que arranquen el siguiente torneo después de día de reyes.

Nosotros en casa le vamos a dos equipos, por los orígenes de mi esposa los peques son Chivas, y un servidor a los Pumas de la UNAM.

Una liguilla donde en el partido de ida se juega a no perder, el gol de visitante cuenta para quien lo anota, y los empates benefician a los cuatro punteros en la tabla, Rayados, Tigres, América y Morelia.

Si tenemos que irle a alguno de ellos vamos con el Cruz Azul, ha jugado buenos partidos, un entrenador entrón hasta con la prensa que no le gusta su estilo, además de darle una satisfacción que espera esa generosa afición celeste donde se retratan por cierto muchos panistas.

Serán tres fines de semana para disfrutar el deporte de las patadas, las manos en el área, las simulaciones, los clavados sin agua, los saques de esquina sin estar la pelota dentro del triángulo y todas las marrullerías permitidas por los árbitros mediocres que le sirven a los intereses de los dueños del balón.

EN PRIMERA LÍNEA

Andan diciendo por ahí que el 27 destapan al tapado, que no será en diciembre, obviamente el del PRI, porque los otros hasta la cobija ya perdieron.

Las impugnaciones a todo aquello que se hace y no se toman medidas, será la constante en un INE lejos de la credibilidad ciudadana. Y no es percepción.

Publicidad