Caos, sin explicaciones convincentes

En la opinión de

Por: Mariano Espinosa Rafful

8 de Octubre de 2019 a las 00:00

caos-sin-explicaciones-convincentes

Mariano ESPINOSA RAFFUL

Siempre hay otros


Te secarás como ser humano si vives toda tu vida temeroso de fracasar.

Woody Allen

Desde las cinco de la madrugada y antes de que aparecieran en el horizonte capitalino los primeros rayos solares, estuvimos secuestrados, literalmente hablando, por la maga manifestación de taxistas, que desquiciaron las principales vialidades en la Ciudad de México y la zona conurbada con el Estado de México.

Antes, se alertó que tomáramos nuestras precauciones, más de mil 250 policías resguardarían las zonas en las cuales se concentrarían los manifestantes, sobre todo el Ángel de la Independencia, lugar donde culminaría la reunión.

El Movimiento Nacional Taxista protesta una vez más en la actual administración de Claudia Sheinbaum, como muy poco tiempo entre una y otra protesta, y es que está en contra de las unidades que operan con aplicaciones de transporte individual de pasajeros, como Uber, Cabify y DiDi.

Ofrecieron una disculpa a la ciudadanía, porque saben que obstruyeron el paso a los centros de trabajo, a las escuelas, aún así solicitaron reflexionar sobre su situación.

Miles de ciudadanos sufrimos en carne propia los bloqueos, por las manifestaciones de los taxistas, y las protestas llegan a las calles por la falta o ausencia de sensibilidad política de la jefa de gobierno, no le importa el daño que causen a los que vivimos en la capital, pero además las perdidas millonarias que esto ocasiona.

Siempre detrás de una manifestación existen intereses, sanos o no, están, habitan en la conformación de las protestas, y este no es la excepción, las autoridades capitalinas acusan y señalan al ex titular de la secretaria de movilidad Héctor Serrano, porque se adjudicaron más de 350 concesiones en su último año de gestión.

Un gran negocio para los gestores y coyotes el tema de los trámites ante las instancias correspondientes, tan solo en El Coyol y La Virgen, están dejando de percibir hasta 2 millones de pesos diarios, en el ataque frontal a la corrupción imperante.

Las aplicaciones en la competencia que denominan desleal es un pretexto a modo, filtraciones hacen ver la protesta como válida, pero está muy lejos de ser verdad.

Un día de trabajo merma a los que rentan placas y unidades para poder sacar la cuenta, pero la inmensa mayoría de los que se unieron a la protesta, esos taxistas que desquiciaron ayer la Ciudad de México, responden a intereses oscuros de los propietarios de lotes de taxis, de entre 100 y hasta 500 unidades, con prestanombres la inmensa mayoría de ellos.

No se protesta contra la inseguridad, que es de ida y vuelta, ya no es seguro subirse a un taxi, abordándolo en la calles de la gran ciudad capital, aunque coincidan las placas con el rotulado, hay duplicidad de placas, amparos donde solo anteponen la letra A, y no hay tarjetones a la vista, se dejó de realizar operativos para detectar estas irregularidades, porque en el pase para la revista se ponen a mano con la corrupción, eso no dejará de suceder, los “candados”, para que esas placas se suspendan no han funcionado, hasta cinco sino es que más juegos con los mismos números prestan el servicios, y son los asaltantes, los mafiosos de un pulpo incontrolable.

Tendremos en poco tiempo otra manifestación más, son presiones de los grupos que ya no están más en el poder, y amedrentan, desean acuerdos para operar, y empujan a los impuestos para las aplicaciones en celular de los otros taxis.

Nada sucede por causalidad, lo hacen en lunes, primer día hábil de la semana laboral, y no se ponen en los zapatos de quienes tienen una consulta agendada meses atrás, una cita medica que no se programará pronto, los que no alcanzaron su vuelo, los que perdieron el empleo porque no llegaron a trabajar, eso ni a unos ni a otros importa.

Los números son fríos, ni un solo beneficio del caos sin respuesta de ayer, no hay sanciones por los bloqueos, dejar hacer, dejar pasar, todo en contra del ciudadano de a pie, que ni madre ni abuela tiene para quejarse.

EN PRIMERA LÍNEA

En los acompañamientos existe de todo un poco, bondad y maldad, desacuerdos en los desencuentros, pero además ilusionismo y oportunidad.

De ida y vuelta dirían los que saben, la apuesta es simple, sumatorias y hasta multiplicaciones en el hacer y el quehacer político, basta de amagues y chantajes.

Imagenes

Comentarios

Publicidad