CARTEL LOS ENGANCHÓ EN EL CHAT DEL VIDEOJUEGO ‘FREE FIRE’ PARA SECUESTRARLOS

Nacional

Por: Redacción

12 de Octubre de 2021 a las 12:36

cartel-los-engancho-en-el-chat-del-videojuego-free-fire-para-secuestrarlos

El sábado pasado cinco menores de edad secuestrados fueron liberados por la Agencia Estatal de Investigaciones o AEI en Santa Lucía del Camino, Oaxaca.

Los menores entre 12 y 15 años, fueron retenidos en contra de su voluntad. Todos ellos fueron contactados previamente en Free Fire, donde tenían un grupo de Whatsapp. Ahí se les dijo que serían sicarios del Cartel del Golfo del Noreste y se les prometió que ganarían mucho dinero. Pero simplemente fueron engañados.

El papá de uno de los menores dijo que su hijo le dejó una carta de despedida, en la cual les pidió que no se preocuparan porque se iba a trabajar a Monterrey, Nuevo León, y mandaría dinero.

Tras la desaparición de los menores de edad, sus padres comenzaron a publicar fichas de búsqueda en redes sociales.

Estás organizaciones aprovechan el juego para reclutar jóvenes incautos y poder secuestrarlos.

La policía actúo de forma muy oportuna y rápida

En el reporte se señaló que fueron reunidos en un crucero vial de Tlacolula de Matamoros, otro municipio de Oaxaca. Ahí los obligaron a subir a un vehículo.

Los menores de edad fueron ubicados en una casa blanca de dos pisos en la Avenida Ferrocarril, casi esquina con calle 12 de octubre, municipio de Santa Lucía del Camino.

Al menos en esta ocasión las autoridades actuaron a tiempo. En un reporte se revela que al menos una mujer fue detenida, aunque ella argumentó que los adolescentes estaban reunidos por una fiesta. Pero la policía no le creyó.

¿Y cómo fue que se localizó a estos jugadores de Free Fire? Todo debido a que la AEI pudo rastrear sus teléfonos móviles, localizando uno de ellos donde estaban reunidos.

La Fiscalía de Oaxaca investiga si este secuestro fue orquestado por una banda dedicada a la trata de personas.

Más que echarle la culpa al videojuego, lo que es necesario es que los padres vigilen lo que hacen sus hijos, les pongan límites y los aconsejen.

La comunicación al interior de las familias por lo general no es la adecuada, provocando que los jóvenes se vuelvan presa fácil de la delincuencia.

Imagenes

Comentarios

Publicidad