"Decía que no existía, que era algo del gobierno" relata sobreviviente de Covid-19

Nacional

Por: Redacción

27 de Mayo de 2020 a las 18:15

decia-que-no-existia-que-era-algo-del-gobierno-relata-sobreviviente-de-covid-19

"Es como si volvieras a nacer", cuenta al borde del llanto David Román, un conductor de Uber de 36 años que ha pasado más de un mes hospitalizado por COVID-19 y que hoy recibe el alta en el Hospital Juárez de la Ciudad de México.

A su alrededor, no todos corren la misma suerte. Mientras él está a un paso de salir victorioso de la enfermedad, dos hombres se debaten en esa misma sala entre la vida y la muerte intubados hasta los pulmones. A merced del ventilador y su mecánica.

Con voz carrasposa, David era uno de los millones de mexicanos que no creía en el COVID-19, que acumula en el país 74 mil 560 casos y 8 mil 134 fallecidos, situándose ya entre las 10 naciones más afectadas por la enfermedad.

"Decía que no existía, que era algo del gobierno, pensaba tonterías. Pero ya aquí y viviendo la enfermedad, pues se da uno cuenta que la realidad es muy fuerte", explicó este jueves horas antes de recibir el alta.

Con ganas de abrazar a su familia, David agradece al personal sanitario que le salvó la vida.

"Llegué a estar intubado", rememora.

A su lado, en otro soplo de esperanza, Lino Lara se alegra de que podrá por fin ver a los suyos de nuevo tras pasar 13 días hospitalizado.

Pero lo hace veladamente, la sombra del COVID es demasiado larga, y el miedo se refleja en los ojos de quienes han logrado vencerla. "A los cuatro días no podía ni hablar", afirma este chófer de carga de 54 años.

Y repite lo mismo que su compañero David. "Que (los mexicanos) crean. Porque esto es una realidad y es bien difícil. Uno no puede respirar".

El ala norte del tercer piso del Hospital Juárez es un microcosmos en la lucha contra la enfermedad.

Hay quienes la superaron, otros todavía batallan. Hay también pérdidas. Tres en los últimos días, que fueron evacuados por la ruta de atrás, la de las defunciones.

La historia se repite en otros rincones de este hospital emblema de la capital que con 173 años de historia se reconvirtió en semanas en centro médico para enfermos de COVID-19 con capacidad para 160 personas.

¿El denominador común? Un abnegado personal médico que enfrenta las circunstancias pese a no tener siempre las mejores condiciones, tal y como han denunciado desde que empezó la pandemia a finales de febrero, con protestas en varios puntos del país.

Preocupados por el día a día y por salvar tantas vidas como sea posible, el personal médico del Juárez parece muy alejado del discurso oficialista de la pandemia, con curvas aplanadas y un plan de reactivación económica y social por fases a partir del 1 de junio.

La "nueva normalidad" en este hospital huele al gel antibacterial colocado en cada esquina y a las gafas de protección empañadas de sudor.

"Esto va por más tiempo. No sabemos hasta cuanto probablemente unos dos meses más. Y tenemos que esforzarnos, no hay de otra. Y aguantar", comenta Sanabria.

"Definitivamente, va a haber rebrotes porque la gente no está educada totalmente. Y la gente piensa que cambia el semáforo y todo se liberó", secunda Fernández Vega.

Y en medio de esta tensa calma hay minúsculos momentos para la broma y el cariño entre compañeros. Indispensables.

En uno de los pasillos, una enfermera tose sutilmente tapándose con el codo, protegiendo al resto.

"Uy, con cuidado no vaya a ser...", le bromea uno de los médicos.

"Gracias, eh, doctor. Es usted un amor", le responde, entre risas, la dicharachera mujer antes de entrar de nuevo al campo de batalla.

Entre intubaciones y prematuros adioses, se agradece esta dosis de humor negro como desafío al "pinche virus".

Así, continúa sin descanso la lucha en plena trinchera.

IM

Imagenes

Comentarios

Publicidad