Los insalvables desencuentros, así las cosas

En la opinión de

Por: Mariano Espinosa Rafful

7 de Octubre de 2019 a las 00:00

los-insalvables-desencuentros-asi-las-cosas

Mariano ESPINOSA RAFFUL

Siempre hay otros


No se baila jamás con tanta vitalidad como al borde del abismo.

Wilcock

Mantenemos una relación muy sana con la palabra escrita, dejamos de deambular entre los claroscuros de las sombras, para ingresar de manera singular a un gran radio de acción, que nos permite ubicarnos sin el peligro, en la recurrencia de los encuentros a corto plazo, sin perversiones ni tempestades.

La energía que quizá acumulamos a lo largo de las horas intensas desde muy temprano, en las actividades de nuestra edad, donde es infaltable el ejercicio, cabildeamos los textos con ese gran horizonte alterno que de repente nos ha sorprendido en la vida.

Nada, absolutamente nada sucede por casualidad, lo hemos escrito aquí más de una vez, sobre todo refiriéndonos a la política doméstica, la hecha en casa, que el pasado ha tenido y mantenido a verdaderos parásitos que no suman ni siquiera puntos de vista de actualidad, tan solo están al pendiente de lo que se dice y puede servirles, en el confesionario acusatorio adonde recurre y concurre la traición.

Con la llegada al poder presidencial de Andrés Manuel López Obrador, perdió fuerza y don de mando y dirección la Secretaria de Gobernación, que debe retornar a ello, para tener el pulso de lo que se sucede en cada estado, en cada rincón de la geografía nacional.

Y Campeche no es escapa de esa focalización de lo permisible, en una natural suerte de transición en las generaciones que deberán encabezar proyectos, hacerse de la confianza de la gente, y sobre todo dar resultados para que cuando los tiempos electorales lleguen, sean parte de esa gran baraja que requiere cada municipio.

Principios y valores que encuentra el gobernador de Campeche, Carlos Miguel Aysa González, para dar el siguiente paso, a la renuncia de Ramón Rodríguez García a la Subsecretaria de gobierno, entra a un relevo como liberador de pugnas, hacedor de consensos, ex diputado local, pero sobre todo gestor incansable, Adolfo Magaña Vadillo, con un alto grado de corresponsabilidad administrativa y crecimiento político.

El primero de ellos se ha inscrito para buscar la dirigencia del PRI en el Carmen, un paquete que resulta todo un reto, a sabiendas de las diferencias y deficiencias en el quehacer político de partidos locales, lo que lo debe ubicar como un activo de referencia de cara al 2021.

Y Adolfo Magaña Vadillo sabe y conoce los recovecos de los desencuentros, ahí donde tendrá que trabajar con imaginación, tolerancia, en la comprensión de los momentos que vive Ciudad del Carmen, y las oportunidades que se pueden tejer con los grupos productivos organizados.

Hay hoy por hoy un valor agregado cuando se acepta una posición eminentemente política como el la Subsecretaria de gobierno con sede en la Isla, y es no permitir la mediocridad, se está obligando a atender las problemáticas que conduzcan a soluciones firmes, con relaciones fundadas en el respeto mutuo, es ahí donde la crítica ajusta la memoria.

Los panistas seguramente buscarán también con otros argumentos seducir a los conscientes, MORENA lleva mano por ahora, pero 2021 está distante en tiempo, pero cercano en esos rompimientos por la ambición desmedida del poder.

Por ello es que los priistas, tienen el firme compromiso de enmendar lo que hasta hace muy poco salió mal, no más dudas de triunfos ni reclamos post electorales, no debe quedar duda nunca más de un triunfo priista.

Y además al lograr esa confianza, que pone en el aparador a Magaña Vadillo de cara al 2021, vemos con decisión su aceptación, reconociendo el empuje de quien suma a favor de Carmen, multiplicando posibilidades de éxito, con los distintivos que cada cual pueda imprimirle.

Serán meses de arduo trabajo, dos posiciones fundamentales para los sanos equilibrios políticos, donde está de más no ver que el mensaje es muy claro.

EN PRIMERA LÍNEA

Marihuana, sabio es el mundo de las yerbas y sus alcances, negocio de unos cuántos en breve, raja política de quienes se permiten adquirir el tema como propio.

Sorprendidos que cada cual cosecha su consumo, pero son tres los laboratorios que se disputarán los permisos para la comercialización a gran escala. Veremos dijo un ciego y no fumó.

Imagenes

Comentarios

Publicidad